NO CORRAS PARA CUIDARTE Y CUÍDATE PARA CORRER

Con el año nuevo, se manifiestan nuevos propósitos y la salud se lleva la palma, por este motivo son muchos los que se abalanzan a calzarse sus zapatillas para ponerse en forma, pero lo apropiado sería ponerse en forma antes de comenzar a correr.

Aunque parezca un deporte simple y que apenas necesita aprendizaje, se recomienda tener una suficiente base estructural ya que la base aeróbica no va a ser un inconveniente, con lo que conviene elaborar un correcto acondicionamiento de las estructuras corporales implicadas en la biomecánica de la carrera y para ello les hemos traído 3 aspectos para cuidarte para correr.  

 

TRES ASPECTOS PARA QUE CORRAS SIN PROBLEMAS

  • REDUCIR EL PESO QUE SE MUEVE CORRIENDO

Para cuidarte para correr seguramente que antes de comenzar a hacerlo con regularidad, hayas perdido un poco de peso (grasa), con lo que el impacto de cada zancada de carrera será mucho menos, teniendo en cuenta que nuestro peso se llega a doblar hasta por cuatro cuando corremos, y perder un solo kilo va suponer un gran alivio cuando impactamos con el pie en cada zancada, y con ello un reducido estrés para nuestras estructuras corporales: huesos, ligamentos, tendones y músculos.cuidarte para correr

En este aspecto os preguntareis como podéis perder peso sin correr, y la respuesta es muy simple, comiendo mejor. Y con que se elimine algún mal habito habitual se podrá observar una pérdida de peso velozmente que nos motive a seguir cultivando hábitos saludables.

Algo simple para comenzar y ver resultados será revisar nuestros desayunos cargados de productos procesados y eliminarlos algún día a la semana haciendo un ayuno intermitente de 15-16 horas (desde la cena a la comida del medio día) algunos días por semana según nos cuadre mejor, así que te recomiendo que los hagas esos días que más quehaceres tengas y así ganarás tiempo al día reduciendo de la comida de la mañana, o hasta de la del medio día o de la cena si te va mejor ayunar ahí.

  • FORTALECER MUSCULARMENTE

Cuidarte para correr también significa mejorar la fuerza de las cadenas en el gesto de carrera como son los gemelos, soleos, isquios y glúteos, sin dejar de lado la compensación muscular del tren superior será clave para que no haya inestabilidad cuando corramos y para ello cualquier rutina con gomas, con nuestro peso corporal o con una mancuerna podrán funcionar.

  • HACER UNA CORRECTA PROGRESIÓN

Cuidarte para correr también consiste en hacer una correcta progresión y esto implica no comenzar corriendo una hora de forma seguida por muy lento que se vaya y habrá que empezar con los típicos Ca-Cos (Caminar-Correr) en los que al principio se dé más relevancia al andar que al correr, haciendo bloques de entre 4 y 12 minutos en los que cada semana subamos un 10% el tiempo de carrera.

Esto conlleva reducir el tiempo de andar, y cuando se llegue a correr del todo también conviene subir el kilometraje semanal muy avanzadamente y no más de un 10% por semana hasta llegar a un tope de 70 minutos que no recomiendo superar.

Información actual sobre estilo de vida, bienestar, tu hogar, salud, tendencias, gastronomía y deporte